Sectarios peruanos
Log Out | Topics | Search | Forgotten Password?
FAQ | Moderators | Register | Edit Profile

FACTNet Message Board » Religious Cults and Sects » Sectarios Peruanos » Sectarios peruanos « Previous Next »

  Thread Last Poster Posts Pages Last Post
  Start New Thread        

Author Message
Top of pagePrevious messageNext messageBottom of page Link to this message

Anonymous

Rating: N/A
Votes: 0 (Vote!)

Posted on Wednesday, July 16, 2003 - 9:58 am:    Edit PostDelete PostPrint Post

AVANCE DE SECTARIOS EN EL PERÚ

Preocupa que en el Perú se estén generando grupos minúsculos de personas, pero muy activos que están creando sectas totalitarias y que parecen estar pagados por intereses ajenos a la religión. En un país con tradición católica donde la Iglesia es respetada por el pueblo peruano y que tiene grandes manifestaciones de fe llama la atención los ataques sistemáticos que se están produciendo desde algunos agentes de prensa, grupos totalitarios y personajes que se ocultan bajo una supuesta pertenencia a la Iglesia Católica. Siempre actúan con un doble mensaje: se dicen de la Iglesia, pero en realidad tienen fuertes críticas que harían imposible su pertenencia. Así por ejemplo surge un movimiento anti sectario (MASA PERÚ), que no es otra cosa que un grupo de separatistas de la Iglesia Católica, agnósticos y promotor de las causas más contradictorias como el sacerdocio femenino dentro de la Iglesia Católica. Están asociados a reconocidos agnósticos y ateos, como puede verse en la página "el Valle de la Nada", donde su nombre ya dice lo que quieren ser. No creen en nada. Estrictamente como separatistas se les puede llamar sectarios y buscan conformar su secta de descreídos. Sin embargo son ellos quienes acusan ¿será por estrategia? Para ellos el fin justifica los medios.
Se suman a estos periodistas que se declaran ateos, siendo el caso más precocupante el de José Enrique Escardó que se declara el ANTICRISTO en repetidas ocasiones en sus escritos y que luego de pertenecer a la Iglesia Católica la abandonó para ingresar en el Hare Krishna y desembocar en la más aberrante ideología nihilista y el culto a Marylin Manson y sus seguidores.

La situación preocupa al encontrar estos sectarios eco en los medios de comunicación, pero sobretodo en periodistas de dudosa identidad que vienen siendo promotores de persecuciones contra la libertad religiosa en el Perú.
Top of pagePrevious messageNext messageBottom of page Link to this message

Anonymous

Rating: 
Votes: 2 (Vote!)

Posted on Thursday, July 17, 2003 - 11:38 pm:    Edit PostDelete PostPrint Post

De Huaco a Waco

La tragedia de Waco de abril de 1993 nos mueve al recuerdo de lo que una secta fanática puede hacer. David Koresh junto con sus seguidores davidianos, tras un asedio de 51 días por el FBI, murieron en las instalaciones de su sede en el complejo del Monte Carmelo. Entre ellos se encontraban antiguos Adventistas. Aún se estudia la responsabilidad de los implicados en la masacre. Pero siempre queda una duda: adonde conduce el accionar de las sectas y sus integrantes.

Marco Antonio Huaco Palomino, ministro de la iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DÍA, es un activista promotor de la “libertad religiosa”. ¿Cual libertad? La de su secta por supuesto. Entre otras acciones ha venido promoviendo la introducción de su secta en América Latina y sobre todo en el Perú. Para ello no duda en poner en tela de juicio a cualquier opositor. Y la Iglesia Católica es uno de sus blancos preferidos.

Entre sus recientes acciones políticas está el borrador del proyecto de ley que quiso presentar al Congreso de la República del Perú para eliminar el reconocimiento que la Constitución Peruana hace a la Iglesia Católica por su aporte a la cultura nacional. Mezquindad de un sectario que no piensa nada más que en sus intereses, que oculta su filiación religiosa escudándose en una Maestría en Ciencias Religiosas que aún no termina de cursar.

No extraña entonces que busque también desprestigiar al Sodalitium Christianae Vitae u otras instituciones pertenecientes a la Iglesia. En un alucinado artículo que el titula ”Mitad monje, mitad soldado” donde pretende dar “una mirada a la ética sodálite” y realizar un análisis de lo que se vive al interior de esa institución. Lógico sería pensar que sus fuentes son abundantes, directas y actualizadas. Pero lamentablemente la lógica no prima en esta secuela de universitarios actuales que dejan mucho interrogantes sobre la calidad de las Maestrías en el Perú. El panfletario escrito utiliza como fuentes a un periódico parcializado, el testimonio de un ex miembro abiertamente ateo, la novela (es decir ficción) de un periodista que ignora al Sodalitium cerca de veinte años, y ¡personas anónimas! Ningún testimonio o escrito del Sodalitium.

El confundido Huaco, alumno de la San Marcos, para hacer su estudio pone en boca del fundador del Sodalitium las palabras ¡de un personaje de la novela! Sin fuentes confiables no sabemos como hace una explicación del proceso de admisión y formación, de la obediencia y de la preparación espiritual, pero llega al absurdo al querer afirmar que lo escrito en la novela confirma las denuncias del esquizofrénico periodista José Enrique Escardó, quien se ha llamado a sí mismo el Anticristo. Más allá de la inspiración, Pedro Salinas no tardó en aclarar en la presentación de su libro a la que Huaco lo invitó que “toda novela es una gran mentira”. Al final lo que importa es vender. Y Huaco compró.

Crítico de la disciplina deportiva, del sano ejercicio y del carácter masculino, lo que confunde con la vida militar, Huaco insiste en las comparaciones extraídas de la ficción, sacando conclusiones por ejemplo de la natación matutina como si de extremo se tratase. Así arriban en erráticas conclusiones su visión de la ascética cristiana, el esfuerzo por alcanzar las virtudes, la legítima defensa del derecho a profesar la fe, la vida comunitaria, el celibato, e incluso el esfuerzo por alcanzar la santidad. La tradición católica de las congregaciones se ve así cuestionada por quien desde una visión sectaria busca desacreditar a quien no profesa su mismo credo. Intolerancia llevada al extremo, por quien se dice defensor de los derechos de libertad religiosa.

Un adventista que considera al Papa como el Anticristo, que vaticina la segunda venida de Cristo con fecha exacta, y con una estructura farisaica de normas para ser merecedores de la salvación, puede ser tolerado. Pero ello no le otorga el derecho a atropellar a personas e instituciones al hacer su proselitismo sectario en un país de mayoría religiosa católica y que ha visto surgir en sus tierras preciosos frutos de santidad. La libertad religiosa debe ser respetada. Más aún si esta preserva la religión de la mayoría de los peruanos.

De lo contrario un Huaco repetirá la tragedia de Waco.